martes, 24 de junio de 2008

XII bis pensando

XII bis

Mientras un político defiende la democracia para hacer sus negocios, un hombre se sube a un taxi. Un taxi que no es suyo y en el que deberá trabajar más de diez horas para poder recuperar nafta y lo que le da al dueño. Más de diez horas arriba de un auto para poder comer. Para poder alimentar a su familia. No le va a quedar tiempo para darle dignidad a sus hijos. Además el ya la perdió. Y lo sabe. Por eso putea a los colectiveros.
Mientras un tipo levanta cartones por la calle, un empleado público gana lo justo. No, lo injusto. No es justo. Mejor dicho solo es lo justo para comer. Como el cartonero. Gana solo unos pesos más que el cartonero. Pero dice “es que yo tengo otra educación” y por lo tanto cree que debe tener otras necesidades, otros derechos y por ende más guita para poder comprarse más boludeces que lo tapen de la mierda y el cartonero que lo rodea. Pero es cierto no le alcanza. También es cierto que un cartonero no está trabajando. No, está sobreviviendo.
Un pibe pobre y chorro se droga. No le queda otra. Tampoco le serviría ir al colegio; solo demoraría más las cosas. El policía piola, se adapto y es parte de la corrupción. Es que si no, no subsiste. Se lleva al pibe, lo tienen un tiempito guardado y sale peor. Va a matar a ese policía, al juez, a usted o a mi: ¿quién safará? Yo no fui, fue tete.
Es que mientras Jorge Fernández se llena la boca hablando a dándole una limosna a Ernesto M., quien debería vivir con una mierda de sueldo, hay gente que ya perdió la esperanza. Y si la esperanza es lo último que se pierde, entonces esa gente ya perdió todo lo demás.
Por estas y muchas más razones yo me dedico a escribir. Por esta y otras razones Ernesto hace lo que hace. ¿Está bien? No, no se trata de eso. Se trata de estar. Se trata de gritar y patalear. Y como todo buen argentino: protesto, luego existo. Consumo, luego existo.

6 comentarios:

Detective de mascotas dijo...

Ya lo habia leido, te acordas, pero en fin, es mas de la sociedad (o Suciedad) nuestra de cada dia, pero en fin, C`est la vie.

CLAUDE dijo...

La diferencia entre la suma de casos y la realidad es que la realidad es propia, personal. El propio caso, completo o trunco, basta para prescindir de la enumeración.

Luna dijo...

Creo que no sos el único que protesta pero está bien que lo hagas y me gusta como lo hacés.
Saludos

Jean Paul dijo...

La realidad para mi es algo concreto y material, no como para claude-hegel.
La interpretación es propia de cada uno.
Luna, el que no se queja en un mundo como este está muerto o loco.
Detective decile a Laurita que no rompa más.

MAROJUNO dijo...

la bronca es que la esperanza siempre se estrella con la realidad, se deshace pero también se rehace, que en México también se presenta una mierda cierto, que todo esta perdido. No.Me gusto este post

Bruno dijo...

Eso de pasar diez horas arriba de un auto...es como una prisión con ruedas en la que recibis visitas de gente que no conoces y no te importa.

Ganar lo injusto. Si, ya lo hablamos mil veces.

Me gustó. Si, señor.