viernes, 23 de mayo de 2008

Miserias (pausa a la novela)

Don,¿No me da una moneda?

Don….una moneda para comprar algo para comer.

Eh! Vo´…si, vo´ gato. Te estoy pidiendo una moneda, nada más.

¿No me das bola porque hablo feo? ¿Porque me visto mal? ¿Porque tengo feo olor?

Ningún problema señor, le hablo como corresponde, si así lo desea. ¿Prefiere que le pida una ayuda, una colaboración, lo que a usted le sobra para poder llevar algo de comida a mi casa esta noche?

Si, ya se, usted dice que soy una chanta. Que mi hija que tengo en brazos es alquilada, que tendría que ir a trabajar. Y que si no fuera alquilada me tendría que joder por haber traído una criatura al mundo sin tener con que mantenerla, que tendría que cerrar las piernas.

Qué diferencia tiene mi hija no buscada con la de su vecino? Si, ese que encima no se hizo cargo y no le pasa alimentos? Yo me hice cargo y la tengo conmigo. Qué quiere que haga con ella? Que la tire? Como? Que tendría que haber cerrado las piernas? Bueno, discúlpeme señor, lo mismo tendría que haber hecho su madre, al haberlo traído a usted y sus seis hermanos para no darles nunca cariño y encima ser criados por la mucama.

Yo la tengo conmigo y salgo a la calle a rebajarme ante sujetos como usted por migajas. Pidiéndole que me regale lo que usted no usa, lo que usted va a tirar. Y encima que no me da una moneda que no necesita para viajar en su auto, se enoja cuando le sacamos la basura. Si quiere tanto a su basura ¿Por qué no duerme con ella? ¿Por qué no la abraza?

Sinceramente quisiera tener otra vida. Quisiera poder trabajar dignamente y sin riesgos. Riesgo de morirme infectada por los desconsiderados que tiran jeringas a la basura. Riesgo de que a mis hijos les pase algo mientras yo salgo a trabajar. No pretendo que el Estado me de lo que no tengo. Tan solo pido que el Estado haga algo para que yo pueda ganarme lo que me corresponde. Y si no es para mí, que empiecen a hacer algo para que mi hija no termine como yo.

Porque la culpa de que yo no me haya cuidado y tenga a mi sol en brazos, no es mía. No, nadie me violó. Al menos no desde que empecé a defenderme.

Pero tampoco hubo quien me pudiera explicar como cuidarme. Ni siquiera mi madre, que trajo al mundo más chicos de los que podía mantener, pero así había sido criada ella. Y si sigo en la cadena genealógica, no terminaré más.

Señor, usted, que me está ignorando, no logrará que deje de existir. Porque mientras usted sigue su camino, me volverá a encontrar con otros nombres, otros sexos, otros chicos, en la boca del subte, al lado de las boleterías, repartiéndole estampitas o arrastrando un carro.

Sé que piensa no tener culpa alguna en todo esto. Pues permítame decirle que sí la tiene. Si, señor. Porque de usted es la responsabilidad indirecta de todo lo que está pasando con nosotros. De Usted y de todos los demás que lo único que les importa es cuánto les falta para poder cambiar el auto por uno mejor. De usted que permite que el Gobierno que esté de turno haga lo que quiera con nosotros tan solo para que usted no se queje. Yo seré pobre económicamente.

Pero usted es un pobre tipo. No se da cuenta que mientras usted no se queja, no solo nosotros seguimos existiendo, sino que usted es candidato.

Vamos, no se desanime. Cuando quiera le enseño. Piensa que no le va a tocar? Bueno, él también pensaba ello y ahí lo tiene. Todavía no logra levantar la mano para pedir de la vergüenza que siente. Ya lo hará. Porque el hambre hace milagros. Logra que gente como usted, pueda sentirse uno de nosotros y aprenda a pedir y prestar atención, en vez de ignorar.

Vaya tranquilo. Yo no lo estoy amenazando. La realidad lo amenaza. No, a mi no. A usted. Yo nunca estuve amenazada por la realidad. Porque yo soy realidad desde antes de nacer.

12 comentarios:

Jean Paul dijo...

Hay una realidad.
Hay algo que no quieren hacer creer que es la realidad. Lo llaman estadísticas, indices de precio o desocupación. Mercado o bolsa de valores.
La única verdad es la realidad. La realidad Marx diría que está ocultada. Y hay que desenmascararla. La realidad es a veces una cagada y por eso no queremos tomar conciencia. La realidad incluye cosas muy lindas, pero también es eso. No podríamos permitirnos ser felices, ni sentirnos bien mientras pase eso. Y ESO QUE VOS DESCRIBAS SEA LA TRISTE REALIDAD.
¡¡¡EXCELENTE!!!!
Celebremos el regreso de Bruno.

Cooper dijo...

SR.BRUNO:
A VECES LA POESÍA NO RIMA.
A VECES LA POESÍA NOS DUELE ( COMO LA QUE UD. ESCRIBIÓ).
Y ES SIMPLE Y BELLA, DENTRO DEL DOLOR. SE SIENTE.
GRACIAS POR PONER EN LETRAS ( SIMPLES SÍMBOLOS) SENTIMIENTOS HUMANOS.
SALUDOS A JEAN PAUL.

CLAUDE dijo...

Si quiere tanto a su basura ¿por qué no duerme con ella?, ¡ja, ja, qué tremendo!

Detective de mascotas dijo...

No se, tengo una semana muy contrariada con los q piden mondeas, en fin , con la sociedad entera. Es q si tuvieramos q darle una moneda a cada uno q te lo pida en la calle, trabajariamos para ellos, no se, sino, fuego y mucho.

MAROJUNO dijo...

ehhhhh bruno! que bueno tu regreso, y es que lo que dices tiene mucha razón, la cuestión no es dar monedas es pensar en un cambio que va de abajo hacia arriba, pero parece como casi siempre digo que la indiferencia es el gran problemas, mientras el lodo no nos tape las narices hacemos como si no pasara naada, abrazo compañero argentum.

Bruno dijo...

Jean Paul: Yo creo que Marx se suicida en nuestro país. Acá la realidad está patente en todos lados, todo el tiempo. Y los que tratan de maquillarla, de ocultarla, son los del gobierno. Incluso una que se dice ser hegeliana...

Cooper: Gracias por las palabras tan amenas que usted me brinda. Quédese tranqui que le mando saludos a Jean Paul. Y usted no sabe que raro me resulta esto.

Bruno dijo...

Claude: Parece mentira, pero hay tipos que hacen lo imposible hasta por conservar su basura.

Detective de Mascotas: Imagínese a su Jefe diciendo "Y para que mierda le voy a dar un aumento a uno, si después van a saltar todos? No le doy a nadie y listo" Le gusta?

Marojuno: Si, habría que hacer flor de cambio, pero al menos hagamos algo nosotros. Mientras tanto.

Jean Paul dijo...

Ojo detective de mascotas, usted está aca porque es amigo, no porque sea gorila.
Nosotros no trabajamos ni siquiera para nosotros.
Los menesterosos al menos saben para que piden sus monedas. Aunque es verdad que a veces dan ganas de matarlos.

Ximis dijo...

Guau...
Que increible sensación de desolación, de angustia...
Como si ya no sufriera lo suficiente.. Cómo si no me pesara el futuro de esos niñitos...

Muy bien escrito, la verdad que llega directo al corazón

Si me permiten, me gustaría agregarlso en mi blog, asía puedo leerlos con frecuencia.
Saludos

El Verdugo en el Umbral dijo...

Un texto duro. Parece sacado de Los siete locos o de alguna canción de Los Redondos.
Narrador omnisciente que conoce la conciencia de un marginal. Un atrevido. Me gusta eso.

Yiyin dijo...

Excelente relato, transmite muchas emociones juntas y por momentos hace pensar de manera distinta a la habitual a algunos (incluída yo). No estoy completamente de acuerdo con esto, pero tampoco estoy totalmente en contra. Logró usted centrarme en un punto medio. Es una opinión, no se enoje porque no la comparto 100 por ciento.

Bruno dijo...

Ximis: Muchìsimas gracias. Y la agregada será recíproca!

El verdugo en el umbral: Si, conozco. Me gusta hablar con todo el mundo, amo a lo es extraños, como decía García.

yidi: Una cosa que odio son las generalizaciones estereotipadas. Por eso escribí esto. Porque sé muy bien que hay un montón de gente que se manda cualquiera desde su condición de pobreza, para exigir dádivas como si fueran derechos.

Pero también es cierto que estos tipos hacen que todos miremos para otro lado al ver situaciones aberrantes de verdad.

Me alegro que te haya centrado. Yo también lo estoy. Antes tiraba demasiado en contra de esa gente, hasta que intenté empezar a no generalizar.

Reconozco que a veces cuesta. Y mucho.